Situación actual
Es el momento de construir soluciones que impacten positivamente y que garanticen la seguridad alimentaria de manera sostenible.

En el año 2050, el mundo contará 9.700 millones de habitantes. Este aumento de 2.400 millones, unido al cambio climático, requiere una optimización de los modelos de explotación de recursos naturales. Este aumento exponencial de la población humana, a escala global, supone un reto de enormes proporciones que puede hacer peligrar la seguridad alimentaria del planeta en los próximos años. Es necesaria una producción sostenible tanto desde un punto de vista económico, como social y respetando el medio ambiente.
En concreto la producción de piensos y especialmente los de la acuicultura ya tienen un profundo impacto en los recursos naturales del planeta.

Por ello los productores de piensos buscan nuevas fuentes sostenibles de aporte proteico a los piensos para piscifactorías y granjas avícolas.
En la actualidad la industria de fabricación de piensos se basa en dos productos principales:

1.- La harina de pescado (una proteína animal)

BioFlyTech
Depende en gran medida de la pesca silvestre: “Para la Organización de las Naciones Unidas, más del 76% de las poblaciones de peces del mundo están explotadas, sobreexplotadas o agotadas, por lo que no se puede esperar más abastecimiento de los océanos. El aumento de la presión sobre la demanda, junto con la disminución de la oferta mundial de pescado forrajero, apuntaló un crecimiento constante de los precios de los productos básicos. Luego, el costo de la harina de pescado aumentó tres veces en una década, con un aumento asociado en los precios de los peces cultivados.”

2.- De soja (una proteína vegetal)

BioFlyTech
Los cultivos de soja, utilizados como piensos para la producción de proteínas animales, alimentos para humanos y biodiesel, también están sobrecargados y asumen el aumento de la explotación de la tierra, es decir, la destrucción de los bosques y la biodiversidad. Además, el cultivo de más cultivos requerirá más agua, que se está reduciendo en muchas partes del mundo. Hoy en día es una importante posición geoestratégica.
La importancia de los insectos
BIODIVERSIDAD:
Al principio de los tiempos y mucho antes que nosotros los humanos, estaban los Insectos. Proliferaban ya entre la frondosa vegetación prehistórica y recorrieron una parte de la historia de la Tierra junto a los imponentes dinosaurios.
La primera aparición de los insectos data de la aparición de las primeras plantas de la tierra. La diversificación de los insectos jugó un papel fundamental en la formación de los primeros ecosistemas de la Tierra.
En palabras de Karl Kjer, los insectos fueron los primeros seres vivos de la Tierra en formar sociedades, producir, cantar... Casi cualquier cosa que podamos imaginar.

En la actualidad representan el 70% de las especies del planeta, muchos de ellos son aún desconocidos y sin catalogar.
Sin embargo hoy en día se han identificado larvas de varios tipos de insectos que son bio-transformadores de materia orgánica en los ecosistemas desde hace millones de años. Su composición proteica es de elevada calidad y similar en su composición a la harina de pescado o la de soja, dependiendo de la biomasa larvaria del insecto. Su producción es totalmente sostenible y permite la valorización de diversos subproductos de bajo o nulo valor actualmente.
La harina de insectos ha demostrado ser una alternativa sostenible de la harina de pescado.

Los insectos son parte de la cadena alimentaria natural y la dieta de peces y ganado.

Impactos positivos del pienso de insectos

Una solución eficaz
Contribuimos con una solución óptima para favorecer una Seguridad Alimentaria Sostenible con nuevos alimentos que la garantizan tienen un impacto positivo.
En el siglo XXI hemos aprendido a domesticar algunos insectos. No todos los insectos se pueden domesticar. Un caballo se puede domesticar, una cebra no. Lo mismo ocurre en las mini granjas de insectos.